Mujeres esperanzadas

La triple presencia

La triple presencia

   N.G.M- Opinión    

  

Las mujeres actuales vivimos sometidas a una enorme presión. Ahora además de permanecer jóvenes y guapas durante siglos tenemos que tener el trabajo perfecto, la pareja perfecta, la vida social perfecta y los niños perfectos. Esta presión nos llega desde numerosos frentes, desde la típica tía o tío que no hace más que preguntarte que cuando te echas novio, al anuncio de yogures que retrata a una madre guapísima que tiene tiempo para trabajar, criar a los niños hacerse las uñas y depilarse.

En ocasiones las imposiciones son tan grandes que llegamos a preguntarnos en qué momento hemos fallado. Miramos hacia atrás y tratamos de buscar el punto en que perdimos la oportunidad de conseguirlo todo o el día en que nuestro cuerpo dejó de ser el de una veinteañera y no pusimos remedio.

Y es entonces cuando surgen teorías de todo tipo para dar respuesta y solución. La primera de ellas de corte pesimista es la que afirma que en esta vida no se pueden tener las tres cosas a la vez: “salud, dinero y amor”. Y ya está, en este caso no ofrece ninguna salida a esta situación más que la mera aceptación de una pura y dura realidad.

      Luego están las teorías que defienden un cambio del dicho popular “mal de muchos consuelo de tontos” en “mal de muchos consuelo de todos”. En este caso sí que lleva aparejada una solución, una solución que consiste básicamente en fijarse en gente que esté como tú para regocijarte en el pensamiento de que no eres la única que está ensanchando, la única que duerme sola o la única que aun espera a los Reyes Magos para poder hablar de pagas extras.

La siguiente teoría-técnica es la más dura y consiste en la autodefensa. De lo que se trata es de hacer de menos los logros de los demás para que tus fracasos no parezcan tan deprimentes. Las que están guapas es porque no tienen hijos, las que tienen hijos ya no tienen vida social y las que tienen un buen trabajo desatienden a su pareja.

Todas estas teorías tienen en común el pensar que si falta algún mínimo detalle de esa vida perfecta seremos desdichadas. Pero ninguna de ellas cuestiona o toma cartas en el asunto en luchar contra esa presión a la que somos sometidas. Los elementos socializadores como la familia, los medios de comunicación o las amistades nos obligan a esa doble presencia, en el hogar y en el trabajo, o triple si añadimos las horas que pasamos asemejando nuestro cuerpo al de las de los anuncios, en el gimnasio, la peluquería, el salón de belleza y en los casos más extremos en el quirófano.

La sociedad nos hace pasarnos la vida preocupadas. Cada vez que conseguimos uno de los objetivos marcados y pensamos que llega la tranquilidad surge una nueva desesperación por otro de los elementos que no es del todo perfecto. Pero para cambiar la sociedad el primer paso es empezar por nosotras. Y es que si algo es verdad en todo esto es lo efímero del tiempo y no podemos perderlo en buscar complementos cuando la pieza principal esta todavía sin pulir.

Porque quién ha dicho que el único objetivo de una mujer en esta vida es ser madre y que cuando esto ocurre ya no sirves para nada más. Quién se ha inventado que no tener pareja es estar sola y que cuando no la tienes es porque alguna tara tendrás. Dónde está escrito que quien no tiene más de 200 amistades en el facebook y sale todos los sábados es que no tiene vida social. En qué norma o tratado internacional se afirma que una mujer que no sabe más de tres idiomas, de informática, música, ha hecho un master y conduce un trailer no puede trabajar. Qué gran figura de la filosofía griega aseguró que si se dedica la vida a criar a los hijos no se pasará a la historia como si lo harán las que aguanten heroicamente en oficina rodeada de jefes y personajes que no se dejan de quejar.

Somos nosotras las que debemos dedicar tiempo a liberarnos, a aceptarnos y a descubrir que detrás de tu trabajo, tu pareja o los pantalones que vuelven a valerte hay una persona. Una persona a la que ni siquiera has preguntado lo que quiere o lo que le gusta. Una persona a la que tienes malgastando su corta vida en búsqueda de algo que no ha pedido y que simplemente es lo que está marcado. Una persona con la que vas a tener que convivir  siempre y que al final del camino sólo te pedirá cuentas de lo que eres, no de lo que tienes.

Published in: on 1 septiembre 2013 at 12:20  Comments (7)  

The URI to TrackBack this entry is: https://ecodemujer.wordpress.com/2013/09/01/mujeres-esperanzadas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

7 comentariosDeja un comentario

  1. Creo que la mezcla de capitalismo y machismo es lo que nos desorienta y hace que nos centremos tanto en el tener que incluso creemos que eso es lo que somos. Es como una trampa que nos creamos y cuanto más nos exigimos, más tenemos que demostrar. Cuanto menos valoramos lo que somos, más necesidad demostrar lo que tenemos.

  2. Esto pasa a todos los niveles. Piensa, por ejemplo, que a los hombres se les bombardea con cremas y productos para mantenerse jóvenes. Evidentemente, 2 máster no son suficientes para trabajar. Ejercer como amo de casa supone ser un fracasado para tus congéneres… Aquí hay un fallo a gran escala. Esta sociedad postmoderna tiene la culpa!!

  3. El ultimo parrafo defiende muy bien la tesis de tu refexion… A quien sino a ti misma vas a tener que dar cuenta al fin y al cabo? Basta de espejos sociales y del “que diran”. Esa mujer ideal que nos muestra la sociedad existe en cada una de nosotras, y se consigue de una forma muy facil: estando orgullosa de ti misma.

    Muy buena entrada Noe, yo deberia retomar…

    (Siento las frecuentes faltas de ortografia en este comentario, los teclados ingleses no piensan mas que en su gramatica…)

  4. Creo que hay una cuarta teoría que es una mezcla de las tres primeras. A muchas treinteañeras, entre las que me incluyo, nos gustaría tener hijos lo antes posible, pero parece que si no tienes trabajo eres una loca por querer estar en casa con tus hijos. ¿Porque realmente el trabajar hace sentirse “realizadas” a todas las mujeres? ¿El tener una carrera profesional es el único objetivo en la vida? desgraciadamente con los tiempos que corren poder quedarse en casa cuidando a tus hijos porque no necesitas trabajar es un lujo de unas pocas o una obligación para muchas que buscan pero no encuentran trabajo. Con la sociedad actual veo muy difícil compaginar de forma satisfactoria, es decir, sin sentirse culpable, maternidad y trabajo.
    Otros aspectos como la pareja o el culto al cuerpo son importantes igualmente para la mayoría, pero muchas veces están más desatendidos por priorizar trabajo y familia.
    Creo que el agobio económico en el que vivimos y la sociedad de consumo no hacen más que aumentar la presión sobre la mayoría de nosotras. A mi me han dicho frases como: “tienes que trabajar porque si un día tu marido te deja o la cosa sale mal, ¿que vas a hacer?” hoy en día se estigmatiza a la mujer que no tiene trabajo y “vive del marido”, a la mujer que no tiene hijos, a la soltera, o la que no tiene un buen físico. Pero nadie se pone en la piel de esas mujeres y los motivos que les han llevado a vivir así o a no poder hacer las cosas de otra manera. Creo que nuestro gran problema es el mundo en que vivimos y la constante necesidad de tener cosas y dinero, con lo que hemos perdido por el camino la importancia de los valores, la educación de los hijos y la necesidad de ayudarnos unos a otros.

    ¿sin mujeres qué seria de la sociedad?

    Aqui adjunto un enlace de un artículo del país que deja claro como la carrera docente universitaria se frena en seco para las mujeres que tienen hijos, sólo el 38% de las catedráticas tienen hijos.

    http://www.elpais.com/articulo/educacion/hijos/catedra/elpepusocedu/20111017elpepiedu_1/Tes

  5. Hola:
    Me han encantado los comentarios. Mucha gente me ha dicho cuando les he hablado del nuevo artículo en el que estaba trabajando que también los hombres se ven sometidos a la misma presión. La verdad es que es un problema social.
    Isabel has captado muy bien por donde iba lo que quería decir, eso del “que dirán”. Y sí deberías retomar tu blog.
    Ángeles tiene mucha razón en lo del capitalismo. Este es el resultado, gente que vive preocupada por todo lo que cree que debe tener en lugar de hacer lo que realmente le gusta, como tener hijos. Esto enlaza con lo que señala Patricia, en esta sociedad en la que todo tiene que ser perfecto nunca es un buen momento para tener hijos, y al final toca elegir. Pero ¿qué hubiera pasado si los que vivieron la crisis del 29 hubieran pensado lo mismo? ¿Qué ocurriría si durante las guerras, posguerras y dictaduras no se tuvieran hijos? En cualquier situación por mi dura que sea al final triunfa la vida y no es una locura.
    Muchas gracias.

  6. Hola Noemí! Gracias a los premios 20blogs he descubierto tu blog y me ha parecido muy interesante.

    Yo me he presentado con dos blog que tengo y, uno de ellos, es de una temática similar al tuyo. Te dejo aquí los enlaces por si te interesa conocerlos:

    http://lablogoteca.20minutos.es/siempre-comunicando-28033/0/

    http://lablogoteca.20minutos.es/paz-e-igualdad-para-un-mundo-lleno-de-felicidad-28034/0/

    Espero que te gusten tanto como a mí me ha gustado el tuyo.

    Muchísima SUERTE y FELICES FIESTAS!
    Pilar

  7. Hya que sacudirse de tanta presión y buscar la felicidad personal, que vida solo hay una


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: