Guía cotidiana para un lenguaje igualitario

Guía cotidiana para un lenguaje igualitario

N.G.M-Análisis

El lenguaje es un elemento socializador, es decir, cumple una función fundamental como educador social. Dentro de esta faceta didáctica se muestra como instructor de un mundo que intenta ser cada vez más igualitario. En este sentido tan importante es el mensaje como la forma en que se transmite ese mensaje.

Es cierto que cada vez se pone más cuidado en lo que se dice y las frases machistas o políticamente incorrectas son rechazadas casi sin discusión. Sin embargo, la manera en que se transmite el mensaje y la utilización de fórmulas no sexistas encuentran mayores reticencias.

Esto ocurre porque la discriminación directa es fácil de detectar pero la indirecta resulta más complicado. Por eso para combatirla, es importante empezar por algo tan sencillo como es el lenguaje que usamos cada día.

Al echar un vistazo a la historia se observa que nuestra lengua es fruto de una sociedad que durante siglos estuvo dominada por elemento masculino. Por tanto, el lenguaje al igual que otros aspectos de la vida discriminaba a las mujeres, que no tenían representación social. Un ejemplo de ello son las profesiones, las que tradicionalmente ejercían los hombres, en las que ha sido a veces conflictivo encontrar una palabra femenina para referirse a ellas, como ha ocurrido con juez-jueza.

La feminista Alicia Puleo asegura que dentro la discriminación uno de los aspectos más graves es la falta de reconocimiento. La invisibilidad de las mujeres en todos los aspectos es un lastre que arrastramos durante siglos. Quienes creen en ese papel socializador de la lengua abogan por la utilización de un lenguaje igualitario, como un paso más y un apoyo al resto de medidas encaminadas a poner en valor la parte femenina de la sociedad.

Las posturas contrarias se basan en general en el purismo del lenguaje.   Protegen la existencia de un masculino genérico, como “Los hombres”  para referirse a toda la humanidad. Defienden una economía del lenguaje en contra de los desdoblamientos del tipo  “las niñas y los niños”.  Y también hay quienes son simplemente conformistas y piensan que si algo ha sido así desde siempre para qué cambiarlo.

Sin embargo, nuestra lengua es tan rica y tiene tantos recursos que sin acudir a elementos nuevos se puede llegar a emplear un lenguaje igualitario. Y prueba de ello son estas recomendaciones que se exponen a continuación. Muchas de ellas están sacadas de guías redactadas por instituciones como la UNESCO, la Diputación de Cádiz, el Ayuntamiento de Málaga y el de Fuenlabrada o el Instituto de la Mujer.

En primer lugar es fundamental utilizar el femenino en las profesiones, para hacer realidad la presencia de las mujeres en los campos profesionales que antes le estaban vetados. Ejemplos como jueza, presidenta o abogada son buenas prácticas de un uso igualitario de la lengua.

Suele ser común llamar al as mujeres por el nombre de pila y utilizar para los hombres referencias más protocolarias del tipo: El señor Manuel Rodríguez y su esposa Ana Prieto han estado aquí….Para la utilización de un lenguaje no sexista se debe tener especial cuidado en el trato igualitario.

En cuanto a los recursos para evitar ese masculino genérico. Además de los desdoblamientos: Mujeres y hombres, Madres y padres, para una mayor economía del lenguaje un recurso pueden ser  los abstractos. Por ejemplo se puede utilizar la palabra personas para referirse al género humano, en lugar de hombres.

Los artículos masculinos el/los también pueden ser sustituidos por el pronombre quien o de nuevo se puede recurrir a los abstractos. La frase: Los que vinieron…se convertiría en: Quienes vinieron…o Las personas que vinieron.

Otro recurso para no acudir siempre a los desdoblamientos, son los genéricos, vocablos muy abundantes en nuestra lengua. Utilizar en lugar de los profesores, el profesorado, ciudadanos-ciudadanía. En lugar de los políticos, la perífrasis: la clase política.

Más polémico resulta el orden en la presentación de las frases. Si confiamos en esa función socializadora del lenguaje, la buena práctica sería evitar utilizar siempre el masculino en primer lugar. Como por ejemplo: Madres y padres, niñas y niños…

Otra recomendación es evitar resaltar que una mujer realiza una actividad determinada, como si fuera un prodigio. La frase: Una mujer taxista me trajo a casa , quedaría simplemente en: Una taxista me trajo a casa.

     Existen  guías específicas para utilizar un lenguaje igualitario en textos administrativos o en los medios de comunicación. Las recogidas en este análisis son solo una pequeña muestra, un granito de arena para quienes se esfuerzan en que su vida diaria sirva también para reconocer y representar a la mitad femenina de la humanidad.

Published in: on 25 agosto 2013 at 12:09  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://ecodemujer.wordpress.com/2013/08/25/guia-cotidiana-para-un-lenguaje-igualitario/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. ¿Sabes lo que pasa? Que somos muy vagos para pararnos a pensar qué palabra es la igualitaria…

  2. Hola Carol:
    Respecto a tu comentario, es cierto que al principio cuesta un poco. Sin embargo, una vez que te acostumbras ya no tienes ni que pensarlo, sale solo. Además te sientes muy bien, porque lo que haces cada día, ese pequeño esfuerzo, sabes que al final será algo grande. Muchos besos.

  3. Muy buen artículo. Los sustantivos abstractos, como bien has expresado con “profesorado” y “personas” son un buen ejemplo del lenguaje no sexsita, y siempre defenderé la premisa de que el lenguaje lo hacen los hablantes. Así espero que la RAE cambie pronto sus acecepciones de palabras como jueza y presidenta para englobarlas en un mismo artículo donde se definan tanto masculino como femenino, y no en dos diferentes como lo podemos encontrar actualmente.
    Aún así me aferro a la no utilización de los desdoblamientos cuando no exista otra opción, sobre todo en el lenguaje oral (donde prima la brevedad del mensaje para que este sea claro y conciso).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: