La polémica por el aborto y la píldora

Cartel a favor del Aborto./N.G.M

Cartel a favor del Aborto./N.G.M

N.G.N.-Noticia

Cartel de la Iglesia en contra del aborto. /N.G.M.

Cartel de la Iglesia en contra del aborto. /N.G.M.

Varias noticias de las últimas semanas han provocado polémica. Por una lado el proyecto de una nueva Ley del Aborto y por otro la medida que permite la compra de la píldora del día después sin receta en las farmacias. En los últimos días se han oído opiniones de todo tipo. Ambos asuntos han sido criticados y alabados desde distintos sectores.

Artículos relacionados:

Primeros efectos del libre acceso a la píldora poscoital

Sanidad delega en médicos y farmacéuticos la información sobre la píldora del día después. El Mundo

Decálogo de la píldora. El Mundo.Salud.

Abortar a los 16 y conducir a los 18

La nueva Ley del Aborto, anunciada por el Ministerio de Igualdad, permitirá a las mujeres la interrupción libre del embarazo hasta las 14 semanas de gestación. En caso de que haya riesgo para la vida de la madre o se detecten anomalías en el feto se ampliará a 20 semanas.

En cuanto a la píldora la decisión ha sido del Ministerio de Sanidad tras las últimas cifras de abortos en menores de 18 años, cerca de 6.000. Según la Organización Mundial de la Salud se trata de un método anticonceptivo de urgencia que debe ingerirse en un plazo máximo de 72 horas después de la relación sexual.

El aborto

La parte más polémica de la Ley del Aborto es la que permite practicar un aborto a las mujeres de 16 años sin el permiso de sus padres. Por un lado los que se posicionan en contra aducen que la mayoría de edad en España está situada en los 18 años. Por lo que a los menores de 18 se les considera aún irresponsables desde el punto de vista legal, y también debería serlo desde el médico.

Sin embargo, los argumentos a favor de la medida se basan en que la autonomía médica está situada por la legislación a los 16 años. Es decir, a esta edad los pacientes ya pueden decidir si se les practica cualquier tipo de intervención. El aborto entra de las operaciones que necesitan autorización, por lo que bastaría con la firma del paciente si tiene 16 años o más. Las mujeres de 16 años también pueden someterse a una operación de cirugía estética sin consentimiento paterno. La Ley donde se recoge la edad sanitaria se aprobó en el 2002. En muchas de las posturas a favor se puede leer un deseo de que se unifique en la legislación el asunto de la mayoría de edad.

En el otro lado se sitúan los sectores que se manifiestan contrarios a la ley en general o a unas partes de ellas. Para el Partido Popular la parte más polémica es la de la edad y lo disparatado que resulta que una joven no pueda abrir una cuenta bancaria pero sí someterse a una operación de este tipo sin el consentimiento de sus padres.

Para la Iglesia el asunto es más moral que legal. Desde la jerarquía eclesiástica se mantiene una posición tajante en contra del aborto y de cualquier otro método anticonceptivo. Para la religión el único fin del sexo es procrear por lo que resulta inadmisible cualquier elemento que altere este objetivo.

La píldora.

Es un anticonceptivo de emergencia. Activa los mismos mecanismos que las píldoras anticonceptivas pero debe ser ingerida en mayores dosis, aunque tiene menos eficacia. No deben ser usadas como un método anticonceptivo ordinario. Antes de la nueva medida en España era necesario acudir a la consulta médica donde se informaba a las pacientes de los posibles efectos secundarios. Incluso, a muchas pacientes se les hacía firmar un documento donde se hacían responsables de las posibles contraindicaciones.

Los argumentos a favor de la píldora lo unen a la aprobación de la próxima ley del aborto, para evitar embarazos y abortos entre menores. La venta libre evita tener que acudir a la consulta médica donde quizá no receten el medicamento aduciendo la objeción de conciencia.

En esta cuestión existen diversas posturas. Por un lado a favor de la píldora pero no de la venta libre debido a las contraindicaciones y el enorme problema que existe en España con la automedicación. En este sector se considera que la venta libre obedece a una medida extrema para evitar tocar el problema de fondo y la cuestión de la objeción de conciencia en los profesionales de la medicina. La Ley recoge que la objeción de conciencia solo era aplicable al servicio militar. Un profesional debe ser responsable y mantener su trabajo y las leyes que lo rigen por encima de sus creencias morales o personales. Entre los argumentos que se esgrimen estaría el ejemplo de un médico que se niegue a hacer transfusiones de sangre porque su religión se lo impide, aún a riesgo de la vida de sus pacientes.

Para los que apoyan la medida la consideran un conjunto junto con otras del Ministerio de Igualdad encaminadas a evitar los abortos y embarazos no deseados. También se ha hablado de una extensa campaña de información a las mujeres sobre el uso de este método anticonceptivo de urgencia. La Organización Mundial de la Salud ha asegurado que en ningún caso se trata de un método abortivo. La ministra de Sanidad basó la nueva medida en que con la venta libre ha descendido el número de abortos en países como Francia, Reino Unido o Dinamarca

En contra, de nuevo, la Iglesia por cuestiones religiosas y morales. Pero también otras posturas que consideran que se debería haber consultado con los médicos y farmacéuticos antes de permitir la venta. Algunas comunidades ya han señalado que se seguirán rigiendo por la legislación anterior. Antonio Causabón presidente de la Asociación Española de Especialistas en Sexología considera que la venta libre podría provocar mayor irresponsabilidad de los jóvenes ante su sexualidad.

Published in: on 11 mayo 2009 at 12:02  Comments (1)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://ecodemujer.wordpress.com/2009/05/11/la-polemica-por-el-aborto-y-la-pildora/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Sobre la posibiladad de aborto a los 16 años de edad sin consentimiento de los padres:

    Lo primero, me parece un modo cruel de desviar la atención de la opinión pública, manteniéndonos ocupados en opiniones que no van a ningun sitio mas allá de la crispación y posicionamiento ideológico.

    El gran problema es que las leyes SON para la sociedad, y se TENDRÍAN que adaptar a las necesidades requeridas por ésta, no someter a las personas que la forman a sus formas. Quiero decir, que la madurez biológica no entiende de leyes, pero se tiene que someter a ellas y, a lo que diga una persona supuestamente superior y responsable, influyendo de alguna manera en una evolución lógica y natural.
    Pongamos el ejemplo de los delitos, en los cuales un mismo hecho es diferente para un “menor” de edad, la opinión pública, en la cual me incluyo,se puede manifestar de muchas formas, pero la decision final la toma el poder judicial.
    Entonces, una persona madura, mental y biológicamente hablando, aunque tenga dieciseis años y medio,¿ no es libre de actuar como la venga en gana?, ¿no se puede acostar con quién quiera?,¿no va a rechazar acostarse con quien no quiera?, ¿que pasa si es una violación? ah,sí, en ese caso la “sociedad” sí lo acepta, ¿pero cuál es el fin, salvar a una criatura o a la madre? En este caso ¿salvar a la madre, de que?, ¿de una depresion, futuro incierto, criarlo sola, cerrar un prometedor futuro laboral, de un niño problemático y en una familia desestructurada, sufriendo y delinquiendo en sociedad? POR FAVOR!!
    Que criterios elegimos???, ¿como podemos saber cuál esta bien y cuál mal?, ¿quienes somos “la sociedad” para juzgar tales hechos?

    Y es aqui dónde quiero llegar:

    1.- Las personas no podemos jugar a ser dioses.
    2.- NO tendríamos que tener poder para quitar la vida.
    3.- SÍ, tenemos poder para dar vida.
    4.- ¿Quién regula el punto 2 y 3? ¿ un médico, un juez, el político de turno, el pescadero, un padre pescadero casado con un juez, o un médico de familia hijo de ambos y, por supuesto, que esté en alguna Comisión de ética?
    5.- ¿Por qué nos utilizan tanto los políticos?
    6.- ¿Por qué tardan tando en adaptarse las leyes a la sociedad a la que sirven?

    Creo que tendríamos que ser mas humildes en juzgar el futuro de alguien, y luchar desde la prevención, la información y, por supuesto, contra la ignorancia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: