La juventud dormida

   Noe.//Opinión

Sindicalistas del CC.OO en la manifestación del Primero de Mayo./N.G.M.

Sindicalistas de CC.OO en la manifestación del Primero de Mayo./N.G.M.

      

Noe.//Opinión

Noe.//Opinión

Ayer fue primero de mayo, Día Internacional del Trabajador. Una fiesta a nivel mundial que conmemora la muerte de los Mártires de Chicago, trabajadores que fueron ejecutados en 1886 por reivindicar la jornada de ocho horas. Ayer fue Primero de Mayo y los sindicatos organizaron concentraciones por todo el país para que la crisis no termine con las pocas conquistas obreras que quedan. Ayer fue Primero de Mayo y nuestros padres, como cada año, salieron a la calle con sus pancartas, como una rutina más junto a la partidilla de cartas y el chateo de mediodía. Ayer fue Primero de Mayo y hablaron los líderes sindicales, hablaron todos los partidos y hablaron los telediarios. Ayer fue Primero de Mayo y los jóvenes, de nuevo, nos quedamos en la cama.

      Existe una gran diferencia entre los que fueron jóvenes en los 70 y los de hoy. La situación ha cambiado mucho. Algunos sindicalistas de la vieja escuela opinan que no es nuestra toda la culpa, lo que ocurre es que falta un eslabón que impide que ambas generaciones conecten. Se acusa a la juventud de esperar a que todo se lo den hecho, de comodidad y de falta de espíritu combativo. Puede que sea cierto, pero nosotros nacimos en otro mundo. Ninguno de nosotros corrió delante de los grises, tampoco vivimos huelgas eternas. No pasamos miedo por las noches esperando que en cualquier momento registraran nuestras casas. Palabras como clandestinidad o represión están lejos de nuestros oídos. Y nunca a nadie se nos ocurriría que tendríamos que irnos de nuestro país a otros más avanzados para vivir en barracones por pura necesidad.

 

       Pero nosotros somos una juventud comprometida. Todos llevamos la palestina, la bici de la guerra, como dice mi amiga Vero, y la mayoría nos hemos ido a otros países más necesitados para ayudar, o para creer que ayudamos. Por eso el primero de mayo no pudimos estar allí, a su lado, porque existen otros mundos que salvar y porque el nuestro ya está a salvo.

      Cuatro millones de parados, despidos que no cesan, jornadas eternas que ni se agradecen ni se pagan  y un miedo horrible a perder el trabajo porque nos hemos metido en tantas cosas, en tantas hipotecas, en tantos coches que somos incapaces de levantar la voz y terminamos pasando por cualquier aro. Pablo Iglesias, fundador de la UGT y del PSOE decía que el mayor enemigo del obrero era la taberna porque allí se evadía y olvidaba sus problemas. Ahora se podría decir que el mayor impedimento para plantar cara a la crisis, a los problemas laborales o la discriminación de género es la hipoteca. Ni los empresarios, ni los constructores, ni los políticos, el único culpable de nuestros problemas es el miedo.

      Dice Punset que el ser humano es el único que puede sentir miedo solo con pensar en ello. Si los ratones vivieran todo el tiempo pensando que los va a comer el gato ya no quedarían ratones. Por eso no podemos vivir atormentados con nuestro futuro. Nuestros problemas no son mucho mayores que los de los 70. Ellos creían en un mundo mejor pero no como una idea lejana, creían en un mundo mejor aquí y ahora. Y es cierto que lo consiguieron, tenemos cosas que eran impensables en el pasado. Tal vez nuestro miedo sea ese, no cumplir las expectativas y los sueños que pusieron en nosotros. Pero desde luego los problemas y los miedos no se superan quedándonos en la cama. Tenemos que encontrar el eslabón que nos separa. Conectar Bolonia con la jubilación a los sesenta porque el problema de fondo viene a ser el mismo.

     Los jóvenes somos un  chollo para el sistema capitalista por nuestro afán de tener más y más, lo que nos convierte en una fuerza imprescindible que hace que la máquina del consumismo no deje de funcionar. En realidad no somos conscientes de nuestro poder, el poder del trabajador-consumidor, del share comercial, que dicen las televisiones. Por eso el miedo no debe dejarnos atrás y cuando cierren fábricas para llevarlas a países más baratos, cuando se produzcan despidos masivos y cuando retrocedan las conquistas de la igualdad y cambie el mercado laboral lo que podemos hacer es irnos al campo, comprar un huerto, una vaca y un cerdo y dejar de consumir. Y esa será nuestra lucha o, tal vez, se nos ocurra otra cosa, pero seremos nosotros los protagonistas de nuestro mañana, un mañana que, por supuesto, no nos va a pillar durmiendo.

Published in: on 3 mayo 2009 at 19:46  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://ecodemujer.wordpress.com/2009/05/03/la-juventud-dormida/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Que somos unos comodones…

  2. Bueno, como he leido antes, puede ser que algo se haya perdido en la batalla.Para todos los que actualmente trabajamos es un 1 de mayo constante.
    Creo que los de nuestra generación estamos comprometidos e intentamos recoger el dificil testigo que nos dejaron nuestros padres.Mi temor es la generación que viene, aparte de tenerlo más complicado que nosotros ,no se le ve alma de luchadores, nada más que tener el coche más molon (y más caro) , ser el más vacilón ..y que no falte movil,ordenador, y la paga de mis padres todas las semanas. Y si me tocas te denuncio que conozco mis derechos.Lo llevamos claro.Si espabilan 2 de cada 10 sera un triunfo.

  3. Eso sí, si a unos tipos los multan por mear en la calle, entonces se organiza una meada popular para protestar.

    Éste es el país en el que vivimos, pero no te preocupes que las generaciones que vienen serán aún peor, no por comodas, sino porque la educación que están recibiendo es pero y ya se sabe cuanto más ignorante es una sociedad…

    Te invito a leer mi artículo: “TRIVIAL PURSUIT EDICIÓN LOE”

    http://www.terceraopinion.net/2009/06/28/trivial-edicion-loe/

    Un saludo.

  4. Tienes razón. Hemos visto millones de ejemplos de macromanifestaciones por cualquier cosa. Todavía recuerdo la concentración para que el Pucela no bajara a segunda o este año los seguidores del Betis por Lopera. Como decían los romanos “pan y circo”, la fórmula todavía funciona.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: