Vivir mujer…en la guerra

Noe.//Opinión       

Graffiti de una calle de Valladolid./N.G.M.

Graffiti de una calle de Valladolid./N.G.M.

      

Noe//Opinión

Noe//Opinión

La filosofía de todos los tiempos se ha debatido entre si el ser humano es bueno por naturaleza o, como decía Hobbes, el hombre es un lobo para el hombre. Parece que la historia da la razón a los pesimistas y la humanidad siempre ha vivido inmersa en una constante guerra. Hasta hace unos años la guerra solo la hacían los hombres, peroahora también participan las mujeres y se hacen monumentos, museos y todo tipo de recordatorios a las nuevas heroínas.

            La mujer ha pasado de simple víctima a participar activamente en los conflictos bélicos. Es un nuevo papel que hemos asumido y del que parece nos sentimos orgullosas. Existen numerosos libros y trabajos sobre nuestra labor en la Segunda Guerra Mundial, en la Guerra Civil Española o en las fuerzas armadas actuales.

      Puede que exista toda una cultura de alabanza de la guerra y el horror, a juzgar por el número de monumentos relacionados con batallas, guerras, soldados desconocidos o victorias. Aunque también la historia está llena de actos de amor, de los que también hemos sido protagonistas las mujeres, pero esos no son tan apetecibles para hacer un museo, para llenar páginas de libros y documentales o para dejarlos perpetuados en un monumento.

     Sabemos que la guerra actual, la guerra en los países en vías de desarrollo se sigue cebando en las mujeres. La violación es ahora una estrategia más en las campañas. Entendido el conflicto desde una perspectiva de género, de subordinación, se puede decir que en estas culturas el natural dominio del hombre sobre la mujer se intensifica en momentos de radicalismo extremo, como es una guerra.

      Pero en un conflicto el papel de la mujer va más allá. Además de ser víctima o verdugo contribuye a la vida. Gracias a muchas mujeres que supieron sacar adelante economías de guerra la vida resurgió entre los escombros y las barricadas. Ellas mantuvieron y mantienen viva la esperanza de lo cotidiano, de volver a la normalidad. Es el mayor acto de amor, crear y criar vida dentro de unas circunstancias hostiles.

     La cultura de la destrucción deja paso a la de la esperanza. El pasado siempre nos da una lección,  ante situaciones límites triunfa la vida. El quehacer de cada día, lo más normal y cotidiano pasa desapercibido, pero es lo más importante y lo que hace sobrevivir a lo demás.  Una visión más positiva de la vida puede que nos ayude a superar todos los traumas de la historia de los que hacemos mitos. Y mientras esperamos el siguiente libro, exposición o monumento a la mujer y la crisis seguiremos viviendo. Sin más.

Published in: on 5 abril 2009 at 17:14  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://ecodemujer.wordpress.com/2009/04/05/vivir-mujeren-la-guerra/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: